La estela del campeón

La Sub-14 tuvo el temple para conseguir sus objetivos

Por Gianfranco Ruggiero

El Deportivo La Guaira Sub-14 cerró una temporada espléndida que coronó con el título absoluto de la categoría en la Serie de Oro.

La escuadra naranja tuvo un rendimiento excelso en el que resaltó la hermandad del grupo que se conformó, junto con el trabajo y el talento de cada integrante de la plantilla que logró un campeonato Sub-14 por primera vez en la historia de la institución.

Uno de los artífices de la meritoria conquista fue el director técnico, Jhonny De Freitas, quien ofreció un repaso acerca de cómo se consiguió el ansiado objetivo que se había trazado desde un principio. 

Temporada de ensueño   

La cancha uno del Complejo Deportivo Fray Luis de León, en Las Mercedes, fue el escenario en el que desde mediados de enero de 2018 comenzó el sueño de trascender y darle una alegría al club.

“La temporada fue excelente en cuanto a resultados y números. Hubo una diferencia entre el Apertura y el Clausura. En el primer semestre, a pesar de que nos quedamos en semifinal es ante el rival que a la postre fue campeón, se hizo un gran torneo”, comentó el estratega al evaluar la primera etapa del campeonato.

En el Apertura, el cuadro guaireño disputó 16 partidos, de los cuales ganó 11, empató tres y perdió dos, con 78 goles a favor y 10 en contra.

Por otra parte, analizó lo que fue el desempeño del elenco litoralense en el Clausura: “Acomodamos algunos aspectos del juego que nos podían dar más equilibrio defensivo y aportar más ofensivamente. Al final, la diferencia la marcó el trabajo de todo el año, y que los jugadores lo dieron todo en entrenamientos y partidos. De ese modo se concretó un bonito semestre, que nos permitió alzarnos con el título invictos”.

En la fase final, la tropa litoralense tuvo que efectuar un desgastante periplo por todo el país. Sin embargo, salió airoso con autoridad ante las oncenas de Portuguesa FC, Unión Lara, Deportivo JBL del Zulia, y en la final contra Mineros de Guayana, al que superó con global de 1-6. 

Las estadísticas que arrojó el torneo fueron contundentes. En 18 encuentros, 17 fueron triunfos y uno empate (1-1 en la semifinal de ida frente al Deportivo JBL del Zulia), con 74 tantos anotados y apenas cuatro recibidos. 

Nicolás Granadino fue uno de los baluartes ofensivos del equipo

Premio al trabajo

En concordancia con lo expuesto, el equipo destiló una contundencia que evidenció en cada presentación, y que sentenció en la final absoluta ante Ciudad Vinotinto, en un cotejo que se presentó como una oportunidad de revancha,después de que los orientales marginaron a La Guaira en la semifinal del Apertura.

“En la final absoluta el grupo venía muy bien anímicamente, la semana anterior habíamos podido alzar el Clausura y todo eso se acumuló para ganar ese duelo, producto del esfuerzo de todo un año. Siempre valdrá la pena el darlo todo. Ellos crearon un buen grupo de amigos que jugaba bien, y también daba resultados”, afirmó el mandamás con respecto a la compenetración del grupo.

En total, en la temporada el naranja registró 35 careos, con 29 victorias, cuatro empates, dos derrotas, con 145 goles a favor y 14 en contra.

Futuro promisorio

En la Sub-14 hubo múltiples individualidades que ilusionan a la institución con un futuro promisorio por el nivel y el talento exhibido.

“Todos los equipos cuentan con jugadores que los hacen sumar un plus diferente. Cada uno en su puesto sumó para cumplir el objetivo, dando lo mejor de sí. La individualidad más grande que tuvimos fue ser sólidos defensiva y ofensivamente”, aseguró el timonel.

“Contamos con jugadores que venían de un primer módulo con la selección, y otros que venían del Campamento PAN, lo que les permitió acumular un poco más de madurez y, a la postre, eso ayudó a alcanzar el trofeo”, acotó el director técnico, en alusión a elementos como Federico Briceño, Jesús Castellano, Carlos Subero, Sebastián Parra y Nicolás Granadino, algunos de los nombres propios que protagonizaron el alza del cetro. 

“El grupo en general es técnicamente muy bueno para la edad, son inteligentes para interpretar y asimilar las situaciones del juego, físicamente crecieron y maduraron bastante. Hay que aplaudir lo que hicieron, pero hay que tenerlos cerca, tratando de mantenerlos juntos, para que en un futuro la institución pueda contar con ellos”, sentenció De Freitas.

Ahora, el grupo disfrutará de unas merecidas vacaciones decembrinas, para posteriormente comenzar a pensar en los futuros retos que se avecinan.

El capitán Jesús Castellano alza el trofeo de campeón absoluto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.