Deportivo La Guaira cerró un semestre de ensueño

El naranja hizo valer su slogan de este año

Por Jhon Ramos

Deportivo La Guaira le puso punto y final a un semestre inolvidable en el que no solo logró las metas que se trazó desde el principio, sino que además las superó ampliamente, desplegando un fútbol de calidad que le permitió instalarse una vez más entre los mejores equipos del país.

Y es que luego de un irregular inicio, en el que acumuló apenas tres de 15 puntos posibles en las primeras cinco jornadas del Torneo Clausura, el naranja empezó a escalar poco a poco hasta atornillarse en lo más alto de la clasificación.

Tras los empates ante Zulia FC, Metropolitanos FC y Deportivo Lara, todos ellos por idéntico marcador (1-1), la escuadra litoralense hilvanó cinco triunfos al hilo frente a Monagas Sport Club (2-3), Carabobo FC (2-1), Estudiantes de Caracas (2-3), Atlético Venezuela (2-1) y Portuguesa FC (1-2) que le permitieron subir rápidamente en la tabla.

Regreso a casa

La remodelación del Olímpico de la Universidad Central de Venezuela (UCV) fue uno de los factores que ayudó al conjunto guaireño a mejorar su performance, pues el Clausura lo empezó tal como terminó el Apertura, haciendo las veces de local en el José Antonio Anzoátegui de Puerto La Cruz.

Para poner fin a los desgastantes viajes al oriente del país, los dirigidos por Daniel Farías adoptaron en el transcurso del certamen otro escenario como su casa: la cancha de la Universidad Santa María (USM).

Allí el naranja disputó cinco cotejos en condición de local, y no perdió ninguno. Sin embargo, el buen momento no era cuestión de una cancha u otra, pues al regresar al remozado engramado del coso de Los Chaguaramos, se le dio continuidad a la impresionante racha.

Un empate contra Trujillanos FC (2-2) y otro ante Deportivo Anzoátegui (1-1) marcaron el regreso al Olímpico. El último ante los orientales significó la despedida del equipo en la Copa Venezuela, toda vez que ese resultado forzara la fatídica tanda de penaltis que provocó, pese a estar invicto, su eliminación en cuartos de final.

No obstante, La Guaira levantó cabeza y continuó ganando a domicilio, esta vez frente a rivales complicados como Estudiantes de Mérida y Aragua FC, a los que venció con el mismo marcador (1-2), para alcanzar así un total de 16 partidos sin conocer la derrota, con lo que igualó su mejor racha en la historia.

A la Copa Libertadores

Esa seguidilla de buenos resultados le permitió al batallón litoralense amarrar, en principio, su clasificación a la Copa Sudamericana mediante la Tabla Acumulada, algo que se antojaba como la principal meta antes de arrancar su andadura por el Clausura.

Pero el elenco guaireño no se conformó y fue por más, sellando así su primer boleto a la fase previa de la Copa Libertadores, el torneo de clubes más importante del continente.

Aunado a eso, los de Farías cumplieron con la costumbre de inscribirse en la Liguilla FUTVE, algo que siempre han hecho desde que se instauró ese formato en el balompié nacional.

En cuartos de final dejaron en el camino al campeón del Apertura, Zamora FC, con una espectacular remontada en el global (3-2) que, posteriormente, repetirían contra otro duro rival, Deportivo Táchira, ratificando así su condición de equipo más goleador del torneo.

Y a la final del Clausura

Tras protagonizar esas emocionantes eliminatorias con goles de alta factura, como la chilena de Heber García o el cabezazo de Imanol Iriberri, Deportivo La Guaira dijo presente en su primera final de un torneo corto.

En frente tuvo a Deportivo Lara, equipo con el que igualó sin goles en la ida, disputada en el Metropolitano de Cabudare, gracias a un penal tapado por el guardameta juvenil Carlos Olses.

Desafortunadamente en la vuelta, ante casi 10 mil personas que colmaron el Olímpico de la UCV, el naranja no pudo coronarse campeón al caer por la mínima con un injusto gol encajado al minuto 90, cuando todo parecía indicar que los penaltis dictarían sentencia.

Aun así, el subcampeonato significó para la tropa litoralense su mejor transitar en un semestre desde que se fundó como club, por lo que el año naranja dejó de ser un slogan para convertirse en una realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.